William Eggleston

William Eggleston

1937,  Memphis, EUA

William Eggleston es uno de los fotógrafos estadounidenses de mayor influencia a lo largo de estos últimos treinta años. Es mejor conocido por haber introducido la fotografía a color al medio del arte, ya que en estos años ningún fotógrafo que se hiciera respetar tomaba fotografías con la nueva tecnología a color.

Para Eggelston Henri Cartier Bresson y Walker Evans  fueron modelos a seguir, la fotografía social y los “snapshots” lo impactaron al grado de decidirse por una carrera en la fotografía, y así se inició en los años 50, fotografiando a su familia y vecinos en Memphis Estados Unidos. El paso entre la fotografía blanco y negro, que fue la primera que aprendió a manejar y la de color, no fue fácil, pues la luz, el contraste y evidentemente el blanco de la foto deben ser tratados de una forma distinta, pero Eggelston estaba convencido de que debía aprovechar esta nueva tecnología, pues la realidad era a color y no en blanco y negro.

En 1976, John Szarkowski, del Museo de Arte Moderno de Nueva York, organizó la primer exposición de Eggelston en un museo, finalmente tanto su trabajo como la fotografía a color eran reconocidos en el mundo del arte.

El trabajo de Eggelston esta referido a los objetos comunes y las situaciones cotidianas. Él como un narrador omnipresente toma una postura alejada de los objetos de su fotografía y muy a la manera de la documentación, registra distintas maneras de vivir.

Para Eggelston cualquier objeto y situación son dignos de ser fotografiados, en alguna ocasión dijo que trataba de ser democrático con las toas que hacia de las cosas que observaba, es decir, no privilegiar ninguna sobre otra.

La fotografía de Eggelston es por un lado un documento de la vida estadounidense, pero por otro y como sucede en la mayor parte de la fotografía documental y social, miles de factores simbólicos, políticos y culturales se enlazan tanto a los objetos como a los sujetos, y es aquí en dónde la pieza toma su verdadera importancia.