Flor Garduño

Flor Garduño

1957, Distrito Federal, México

Flor Garduño estudió artes visuales en la Antigua Academia de San Carlos, en dónde se inscribió al taller de fotografía de Kati Horna. Un año más tarde se unió al taller de impresión y revelado de Manuel Álvarez Bravo, en dónde aprendió y mejoró las técnicas de aprendidas en años anteriores.

Aunque nació en la Ciudad de México, su familia se mudó a la provincia cuando ella era chica, por esta razón aceptó el trabajo que en la Secretaria de Educación Pública le ofrecieron, al lado de Mariana Yampolski,  para trabajar en comunidades rurales e indígenas fotografiando tipos específicos de fisonomías, para ilustrar con ellos los libros de texto gratuitos.

La influencia de sus dos maestros; Álvarez Bravo y Yamposki, es fácilmente reconocible en tanto que los temas tienden al rescate de viejas tradiciones y figuras del México indígena y rural. Pero Garduño no solo se ha concentrado en el rescate de imágenes de su país, su lente ha viajado por toda América rastreando la vida y costumbres de sus pobladores.

La obra de Garduño tiene un sello particular, aunque se trata de fotografía documental, el manejo la luz, los objetos y los sujetos apuntan más hacia una imagen poética y metafórica que una escena casual y callejera. Garduño como Rulfo construye el escenario para sus personajes, en dónde el tiempo es otro y parece infinito o increíblemente antiguo.

Después de tres décadas de trabajo continuo, Flor Garduño ha publicado 6 libros con su obra, ha obtenido 4 becas nacionales y extranjeras por su obra y trayectoria, además de haber expuesto alrededor del mundo y formar parte de algunas colecciones de Museo.

2003

Anuncios

Héctor García

Héctor García

1923, Distrito Federal, México

 

Héctor Cobo García, como se indica en su acta de nacimiento, es considerado como uno de los fotoperiodistas más importantes de México. Bajo la tutela de Manuel Álvarez Bravo y Gabriel Figueroa, García desarrolló un peculiar estilo al fotografiar los acontecimientos en los barrios de la Ciudad de México.

García de principio no tuvo una formación muy académica y se dedicaba a la profesión de fotógrafo sin mayores pretensiones que mostrar imágenes que le producían impresión o gusto. No fue hasta que en 1963 conoció a André Malraux, un intelectual francés que impresionado por sus fotografías lo hizo pensar en las grandes cualidades de la fotografía como un medio para comunicar.

”Siento que la responsabilidad de los fotógrafos es ser los ojos de la sociedad. Aunque en cada cosa importante o interesante a veces nos obstruyen y nos prohíben hacer nuestro trabajo.”[1]

García colaboró en proyectos importantes al lado de otros periodistas e intelectuales de su época, por ejemplo el estudio realizado por Fernando Benítez, del que después se publicaran los seis tomos de Los Indios de México. García se las arreglaba para que la censura no lograra mermar su fuerza y convicciones y poder seguir registrando todo tipo de acontecimientos, aunque sobre todo sociales,  en la vida del país.

Héctor García es un devoto de la fotografía, que ve las cosas con optimismo, si la fotografía es capaz de mostrar el estado de las cosas y con esto dar luz, entonces las cosas podrán ser pensadas de una manera distinta por aquellos que estén dispuesto a hacer cambios y la historia cambiará. Así la fotografía no es solo un documento, sino un instrumento para crecer.


[1] Mateos Vega, Mónica en Héctor García fotógrafo, entrevista para la jornada, sección cultura, 13 dic, 2002

2003