Anna Gaskell

Anna Gaskell

1969, Iowa, EUA

Durante la década de los 90, una nueva generación de fotógrafos salió de las universidades Estadounidenses para darle un giro a la larga tradición conceptual que marcó la obra de las décadas anteriores. El trabajo de estos artistas se cargó de referencias fantásticas y el uso de escenarios prefabricados, así como de actores o modelos en vez de sujetos ordinarios comenzó a ser el lugar común para estas nuevas generaciones de fotógrafos.

Anna Gaskell estudió en Yale junto con Matthew Barney, y bajo la tutela de Gregory Crewdson, quien además fue su pareja amorosa durante algún tiempo,  sin duda influyendo el desarrollo y el  planteamiento, tanto de la obra fotográfica, como de video. Lo que puede verse, más o menos claro en la manera en la que construye cada toma fotográfica manipulando la realidad de modo que la narración se sujeta a un meta-discurso que generalmente esta ligado a géneros literarios y fílmicos como el thriller.

Otras de sus grandes influencias han sido Lewis Carroll y la famosísima Alicia, de la que se desprende la primera de sus series en la que la artista especula con la idea de la adolescencia y la sexualidad como icono reconocido y aceptado culturalmente, aprovechando la fama de pedófilo del autor de Alicia en el País de las Maravillas, Lewis Carroll.

O Mary Shelley y su Frankenstein, a una adaptación contemporánea en dónde Gaskell explora el papel del artista como creador-dios y la responsabilidad que el autor tiene sobre su creación. Gaskell pone en manos de un grupo de adolescentes mujeres (tal vez implicando también la idea de la maternidad) la tarea de crear una mamá perfecta, que hace las veces de Frankenstein.

Todos los sujetos de la fotografía de Anna Gaskell son mujeres adolescentes, que a través de los años han ido pasando de ser imágenes cargadas de sexualidad y perversidad a la insinuación de historias más misteriosas y perturbadoras en un sentido más tribal o con una intención más mítica y de iniciación.

2003

Anuncios