Enrique Guzmán

Enrique Guzmán

1952-1986, Guadalajara, Jalisco, México

Enrique Guzmán estudió teatro y pintura en Aguascalientes, esta última con Alfredo Zalce, para después mudarse a la ciudad de México y unirse al taller libre de pintura de la Escuela Nacional de Pintura y Escultura La Esmeralda. Desde sus días en Aguascalientes Guzmán mostró su extraño talento para la pintura, lo que le valió varios premios del Estado.

El trabajo de Guzmán es ubicado por los críticos como el enlace, y muchos otros dirían como el ejemplo, entre la generación de Ruptura y la llamada generación “Emergente”, con la que se designó a los artistas y la estética de finales de los 70 y la década de los 80 en México. Sin embargo la pintura de Guzmán parece venir de una tendencia que en el país tomó más fuerza hasta finales de los 60, la pintura Metafísica y el Surrealismo, sin que su trabajo, por supuesto, se trate de una mera imitación o copia tal cual.

La pintura Metafísica tiene un origen Simbolista en el que el postulado principal es que un fragmento de la realidad al descontextualizarse (en el arte) puede crear una metaconciencia de la realidad, aspirando llegar a la verdad. La estética que resulta de esta concepción tiene cualidades oníricas, como un objeto visto en sueños, tiende al vacío que resalta las irregularidades del objeto en cuestión, claramente dibujado bajo una luz extraña, plana, y siempre en un ámbito urbano.

Si bien el trabajo de Guzmán es altamente personal, el tratamiento que da tanto a sus personajes como a sus objetos, puede relacionarse directamente con esta estética, así el tratamiento de los temas y de las imágenes en la obra de Guzmán resultaron completamente sorpresivos para el público especializado y el espectador general.

La obra de Guzmán abrió una posibilidad diferente a los artistas mexicanos, introdujo elementos en la plástica que, no necesariamente construían un discurso, pero que al estar referidos a la realidad generaban una lectura distinta de la misma. Por esto para muchos Enrique Guzmán es el iniciador del posmodernismo en México.

2002

Anuncios

José Dávila

José Dávila

1974, Guadalajara, México

José Dávila es parte de la generación de artistas de Guadalajara que los últimos años han expuesto su obra en museos, galerías y ferias internacionales. Gonzalo Lebrija, Fernando Palomar, Jorge Méndez Blake, Francisco Ugarte y Javier Dueñas entre otros forman parte de este grupo de artistas que apropiándose de la estrategia conceptual han desarrollado una obra coherente.

Dávila estudió arquitectura como muchos otros artistas en Guadalajara, tal vez a esto se debe su continua exploración del espacio, la edificación y su función. En su obra presenta, representa, cambia los espacios e invierte sus funciones, los interviene, de esta forma logra entablar un diálogo constante entre espacio – función y su habitante.

 El trabajo de José Dávila se va volviendo cada vez más complejo y sintético, en su primer exposición individual en la Galería Enrique Guerrero intervino la Galería.  Primero pintó de blanco los muros, que antes tuvieron los colores tan famosos del arquitecto Luis Barragán, que todo el país identifica como símbolo nacional. Dávila con este acto que parece simple, anuló la memoria del espectador. En la sala de la galería pintó la fachada de la misma galería sobre un muro blanco como sobre un plano de arquitectura. Revirtiendo de esta forma el uso del espacio interior y el exterior y homogeneizándolo.

 José Dávila recupera uno de los más importantes temas para  el hombre, el espacio delimitado y construido por él. El espacio urbano y la interacción continua en la que participamos pero sobre la que pocas veces reflexionamos.

2002