Anna Gaskell

Anna Gaskell

1969, Iowa, EUA

Durante la década de los 90, una nueva generación de fotógrafos salió de las universidades Estadounidenses para darle un giro a la larga tradición conceptual que marcó la obra de las décadas anteriores. El trabajo de estos artistas se cargó de referencias fantásticas y el uso de escenarios prefabricados, así como de actores o modelos en vez de sujetos ordinarios comenzó a ser el lugar común para estas nuevas generaciones de fotógrafos.

Anna Gaskell estudió en Yale junto con Matthew Barney, y bajo la tutela de Gregory Crewdson, quien además fue su pareja amorosa durante algún tiempo,  sin duda influyendo el desarrollo y el  planteamiento, tanto de la obra fotográfica, como de video. Lo que puede verse, más o menos claro en la manera en la que construye cada toma fotográfica manipulando la realidad de modo que la narración se sujeta a un meta-discurso que generalmente esta ligado a géneros literarios y fílmicos como el thriller.

Otras de sus grandes influencias han sido Lewis Carroll y la famosísima Alicia, de la que se desprende la primera de sus series en la que la artista especula con la idea de la adolescencia y la sexualidad como icono reconocido y aceptado culturalmente, aprovechando la fama de pedófilo del autor de Alicia en el País de las Maravillas, Lewis Carroll.

O Mary Shelley y su Frankenstein, a una adaptación contemporánea en dónde Gaskell explora el papel del artista como creador-dios y la responsabilidad que el autor tiene sobre su creación. Gaskell pone en manos de un grupo de adolescentes mujeres (tal vez implicando también la idea de la maternidad) la tarea de crear una mamá perfecta, que hace las veces de Frankenstein.

Todos los sujetos de la fotografía de Anna Gaskell son mujeres adolescentes, que a través de los años han ido pasando de ser imágenes cargadas de sexualidad y perversidad a la insinuación de historias más misteriosas y perturbadoras en un sentido más tribal o con una intención más mítica y de iniciación.

2003

Anuncios

Gregory Crewdson

Gregory Crewdson

1962, Brooklyn, Estados Unidos.

 Durante los últimos dos años, Gregory Crewdson ha sido cada vez más el centro de atención de galerías, museos y universidades. Poco a poco el proceso de producción  para su fotografía se ha ido volviendo más elaborado y sus imágenes más intrigantes para el espectador.

Crewdson igual que Matthew Barney o Pipilotti Rist, crea un mundo bizarro, en el que cualquier cosa es posible. En sus altamente elaboradas fotografías el artista juega con el mundo real, alterando las proporciones, los colores, descontextualizando el mundo natural y la sociedad humana.

Aunque se ha llamado a su estética realista, el trabajo de Gregory Crewdson  da otra interpretación al término. El realismo que podemos comparar con nuestra vivencia del mundo cotidiano, se contrapone a elementos fuera de lugar que generan una impresión psicológica retorcida, que domina la narración en la imagen. El choque entre ambas lecturas produce fascinación y extrañamiento y cuando nuestras emociones son así de contradictorias, reina la ansiedad.

El trabajo de Crewdson ha sido comparado con el de varios directores de cine que desde la década de los 80, modificaron el código visual creando una estética grotesca y absurda, así como una narrativa inquietante. David Cronenberg con la exploración de la enfermedad, mutación y desintegración social. David Lynch con la alienación social, las obsesiones personales, el deseo sexual y una imagen poderosa que invoca al mundo de lo conocido, de lo familiar y lo llena de extrañas imágenes oníricas.

El lenguaje de Crewdson esta construido bajo la premisa del realismo psicológico, que ha brillado en la tradición cinematográfica estadounidense. Su obra hace continua referencia a la clase media, sucede en los suburbios, en sus calles, casas y las familias que los habitan. Si bien este tema ha sido recurrente en la literatura, el cine y las artes visuales, Crewdson ofrece una vista única de esta clase social.

En Untitled (Family dinner), 2002. Crewdson nos presenta una típica familia estadounidense durante la cena, sin embargo se trata de una familia disfuncional, la madre esta desnuda en el marco de una puerta, como si viniera de fuera, desnuda, sucia, mojada y con unas flores recién cortadas de un prado. La familia en la mesa esta cenando, el padre finge que no la ha visto igual que uno de los hijos, sin embargo el otro la mira, generando suficiente tensión como para que el espectador comience la concienzuda especulación a cerca de la historia bizarra que hay detrás.

Gregory Crewdson nos coloca en un mundo en donde el choque de lo normal y lo que socialmente debe ser reprimido, transforma la vivencia del espectador, convirtiéndola en asombro, ansiedad y tensión por un mundo sórdido que se asoma debajo de las convenciones sociales.

2003