Douglas Gordon

Douglas Gordon

1966, Glasgow, Reino Unido

Douglas Gordon pertenece a la generación de los Young British artists, que generaron un boom en Inglaterra en la década de los 90. Si bien Gordon es escocés, muchos de los artistas de Glasgow y de los que estudiaron en la escuela de artes y diseño son considerados como parte de un mismo grupo.

Gordon  ha desarrollado su obra en torno a varios temas de la cultura popular, el cine y las películas de culto, sobre todo de horror y misterio,  frases que se han vuelto populares gracias a que son lugares comunes de la literatura y muchas veces de la mercadotecnia, juegos con el cuerpo y el lenguaje para explorar la dualidad entre mente y emoción, etcétera. La reflexión de Gordon no es solo a cerca de la imagen o del lenguaje, sino a cerca de lo que significan estas imágenes y estas frases en un animo mucho más interior.

“Mi trabajo tiene más que ver con la investigación a cerca de la memoria, a cerca de las historias que suceden en las películas que he visto…lo que me interesa saber, es que pasa cuando ves algo por tanto tiempo que desaparece. Ves una película y empiezas a ver a través de ella y llegas hasta el otro lado, y después vuelves al plano principal.”[1]

El catálogo de la obra de Gordon es un gran recorrido tanto por técnicas como por temas, sin embargo la memoria, el tiempo y el misterio que entraña cada criatura viviente prevalecen en su obra, marcando su estilo. El lenguaje visual como elemento narrativo permite al artista enfatizar lo que subyace, lo que no vemos y nos somos capaces de entender, por esto Play Dead; Real Time, 2003 es un magnifico y maduro ejemplo de su obra, en donde expresa el poder que tiene lo desconocido. En Play Dead; Real Time, 2003,  un elefante de la india, fuera de su contexto natural o de cautiverio, nos hipnotiza con sus movimientos, en un juego en el que tiene que pretender que esta muerto, pero ¿qué es lo que vuelve tan poderoso a este video? ¿Qué nos parece encontrar en este elefante que nos mantiene observándolo durante largo tiempo? Tal vez solo sea el placer de verlo jugar o la curiosidad de ver como lo hace, cualquiera que sea la respuesta que puedan darle racionalmente, no encontrará palabras para la sensación que experimentaron.

 


[1] Douglas Gordon 1999, citado en el press relase de Gagosian Gallery 3, de febrero 2003

2003

Anuncios