Vanessa Beecroft

Vanessa Beecroft

1969, Genoa, Italia

 

 

La obra de Vanessa Beecroft se ha visto en los últimos cinco años en los museos y bienales más importantes de Europa y Estados Unidos. Esto se debe quizá a la controversia que se genera entre críticos, curadores y galerista, o a que en su trabajo esta artista busca siempre la belleza.

 

 

La belleza que Beecroft explora, se encuentra de manera intrínseca en la mujer y su cuerpo (belleza exterior), es la que según palabras de la artista, “Cuando la sociedad intenta lidiar con ella produce vergüenza.”[1] Refiriéndose tanto a los modelos ideales a los que pocas mujeres satisfacen, como a las reglas impuestas por la mercadotecnia para establecer dicho modelo.

 

 

El poder y las reglas están constantemente sobre la mesa de discusión de esta artista. Ella de hecho, establece reglas para cada performance que presenta basándose en la premisa de que son las reglas las que determinan la estética de una época. Este complejo sistema de reglas hace que el que las ejerce tenga poder, otro de los temas de reflexión de la artista. No solo el poder de las reglas, de la belleza o de una persona sobre otra, sino “El poder que a mi me interesa es el de influir en la opinión y en la cultura haciendo una revolución.”[2]  Es decir, el poder del arte, el de expresar una idea y hacer que en la mente del espectador se geste una idea distinta.

 

Respecto a esta idea de que el arte puede desencadenar la reflexión y en relación a su obra Beecroft declara “…Yo muestro mujeres desnudas en tacones, porque es una imagen poderosa, no es una desnudes natural o pura.” “Cuando los hombres ven a estas mujeres en tacones como si estuvieran vestidas, enfrentando a la audiencia. No se si va a crear más respeto o la idea irá más allá. Tal vez empiecen a pensar de una manera distinta, no lo sé es un experimento.”[3] Un ejemplo de esto es VB46.026,2001.

 

 

 

 

 

Los performances de Beecroft y toda la documentación que se produce a partir de ellos, es decir, fotografías y video, involucran una postura estética, que esta también ligada a esta misma búsqueda de belleza, por ejemplo; en

VB34,1998.  La idea fue reproducir la iluminación y el colorido de  lienzo barroco, dentro de un contexto contemporáneo; el lugar, el atuendo y la manera de presentar el tema.


[1] Smith Roberta, Standing and staring. Yet aiming for Empowerment, The New York Times, mayo, 1998.

[2] Kontova Helena y Gioni Massimiliano, Skin Trade, entrevista a Vanessa Beecroft, Bienal de Venecia, 1997

[3] Smith Roberta, art. Cit.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s