Jeremy Blake

Jeremy Blake

1971, Fort Sill, Oklahoma

 

Cuando se habla de Arte digital el nombre de Jeremy Blake no puede dejarse fuera. Blake forma parte de la segunda generación de artistas new media,

según el curador Larry Rinder, quien hace una división entre los artistas que desde finales de los 70 experimentan con bases de datos y tecnología de punta para la elaboración de su obra, y los artistas de la generación de Blake que a mediados de los 90 empezaron a producir piezas, que a decir del curador, han trascendido la técnica para expresar de una manera más personal cuestiones  profundamente humanas.

 

El trabajo de Jeremy Blake hecho casi al cien por ciento en computadora, comprende video, proyección digital,  video instalación, fotografía y dibujo. “Estoy interesado en expandir los terrenos de la interpasividad- mirar, absorber, meditar- creando formas híbridas, sintetizando los medios de expresión basados en el tiempo. No es algo exclusivamente del cine o de la pintura, sino de la obra de arte en general. Se trata de combinar todas las cosas.” declaró el artista respecto a su obra.

 

A Blake sin embargo, le gusta más ser llamado pintor que artista digital, su vínculo con la pintura  resulta evidente en términos de forma y color, y si pensamos en la pintura abstracta, Blake mediante la sucesión de imágenes forma historias a partir de siluetas, formas insinuadas, y colores, expresándose de manera directa sin necesidad de recurrir a la literalidad ni de la imagen ni de la palabra.

 

Jeremy Blake, ha sido también vinculado al diseño hip de los 60 y 70, Kenneth Noland, Morris Louis, o Bridget Riley. Porque su obra  como la de esa época evoca sicodelia, droga, naturaleza, arquitectura y geometría. Sin embargo la obra de este artista no trata solo de esto,  con pocos elementos cinematográficos, los videos de Blake muestran un complejo proceso de transformación, que generan en el espectador un asombro pasivo parecido a un trance. Las imágenes son reproducidas desde un solo punto, es decir frontalmente, hacia dentro y hacia fuera, el caleidoscopio de imágenes produce una sensación placentera y genera  curiosidad como cualquier obra narrativa, por lo que pueda venir después.

 

 

Mod Lang, 2002 es una proyección llena de tiras largas de colores,  como listones naranjas, azules, verde olivo, que giran y se entrelazan unos con otros y a la vez contra el fondo azul pálido. Una sucesión de imágenes que a la vista son sumamente sensuales y  no dejan de contar una historia, aunque esta sea narrada en un lenguaje abstracto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s