Gabriel Orozco

Gabriel Orozco

1962, Veracruz, México

 

Gabriel Orozco es sin duda el artista más importante de México de su generación. En los últimos diez años su obra ha sido expuesta como parte del acervo de museos, colecciones  e instituciones culturales más importantes del mundo. Al rededor de su obra se ha producido una cantidad considerable de textos, que resultan un interesante universo de aproximaciones a la obra de este artista.

 

En una entrevista[1], Gabriel Kuri introduce la obra de Orozco en el contexto internacional con esta declaración; “a diferencia de muchos artistas de su generación, no sólo en México sino en otros países, el lenguaje de Gabriel Orozco es primordialmente abstracto y fenoménico, por ello es paradójicamente capaz de trascender las barreras del idioma sin necesidad de mayores explicaciones o un intérprete-traductor.”

Gabriel Orozco ha creado un lenguaje propio, intimo que sintetiza por un lado; expresiones del post minimalismo, materiales y estrategias del arte póvera, y una carga gestual para los objetos y esculturas que lo ligan a la tradición europea del arte. Pero no deja de lado la influencia a la que muchos llaman primitiva o precolombina, que en todo caso es, la que reviste de identidad y al mismo tiempo de universalidad la obra del artista.

La obra de Orozco regresa continuamente a la relación que establecemos con objetos comunes en la vida cotidiana, crea metáforas de la condición posmoderna del hombre urbano mediante la apropiación y alteración objetos familiares. El trabajo intelectual que antecede a  la obra que conocemos atraviesa  tres temas fundamentales[2]; el materialismo histórico,  la relación espacio – temporal cuerpo- mundo, y  la creación de significado a partir del azar.

Si el lenguaje metafórico y la cualidad poética de la obra de Orozco son innegables, también lo son elementos como lo lúdico y lo irónico. A lo largo de su carrera a desarrollado varias series fotográficas instalaciones y esculturas en las que cambia las reglas del juego convirtiéndolo en un asunto completamente distinto. La correspondencia entre imagen y titulo se vuelve un juego de sentido también en el que podemos encontrar un gran numero de contenidos implícitos que debemos interpretar libremente.


[1] Kuri, Gabriel,“Abstracto y fenoménico, el lenguaje de Gabriel Orozco es capaz de trascender las barreras del idioma,” CNCA, Sala de prensa. 2001 (con motivo de la exposición Gabriel Orozco en el Museo Rufino Tamayo)

[2] Que podríamos definir como el eje reflexivo del artista, por lo menos en el trabajo de la ultima década

 2002

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s