Frank Nitsche

Frank Nitsche

1964, Görlitz, Alemania

 Frank Nitsche creció en la Alemania Socialista de posguerra. Estudió pintura en la reconocida Academia de Dresden, junto con Eberhard Havekost y Thomas Scheibitz, artistas que forman parte de la generación de la reunificación alemana.

 La pintura de Frank Nitsche ha sido vinculada con varios estilos e influencias. Gerard Richter, por ejemplo, quien fue en 1960 uno de los principales pintores del Realismo socialista y uno de los principales exponentes formados en la Academia de Dresden bajo la tutela de Otto Dix y Kokoschka, quienes a su vez se vinculan con el modernismo.

 Frank Nitsche ha sido catalogado por los críticos como un pintor abstracto posmodernista, ya que en su obra podemos encontrar varias referencias conocidas como el Futurismo, el Constructivismo y Expresionismo Abstracto.

 Nitsche tiene una peculiar manera de trabajar; colecciona un archivo de imágenes fotográficas que incluye anuncios de todo tipo de bienes consumibles, fotografías de familias y revistas de sociales, grupos de rock, foto periodismo, etc. Para sus pinturas toma una de las fotografías y comienza el proceso, la transformación de la imagen mediante su manipulación, -imitando el proceso electrónico por el que pasa una imagen cuando es computalizada- en  búsqueda de una estructura primigenia y geométrica que rija la composición. Así la obra incorpora formas industriales, arquitectónicas y aerodinámicas.

 En una entrevista Frank Nitsche declaró que su obra tiene mucho que ver con los planteamientos de Paul Virilio sobre el incidente, el accidente y la velocidad. Pensamiento fundamental del posmodernismo, Nitsche hace co-incidir en el lienzo  imágenes e ideas, que transformadas por la superposición de una capa sobre otra de distintas abstracciones sobre una misma imagen, crean el accidente, es decir, se ha aplicado una energía que ha hecho cambiar su forma física pero la estructura fundamental prevalece.

LSG-24-2001, es una de esas pinturas que pueden ser interpretadas de muchas maneras, resulta irresistible tratar de pensar y reconocer que imágenes transformó Nitsche para llegar a ella. Pero no hay narratividad en la obra de Frank Nitsche, las iniciales y números de sus títulos, restringen esta búsqueda.  Lo que no podemos dejar de sentir es que encontramos una gran cantidad de energía cinética, líneas continuas que rebasan los límites del lienzo, una experiencia más emocional de lo que esperaríamos tener con un, a primera vista, artista racional.

2003

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s