Cindy Sherman

Cindy Sherman

1954, Glen Ridge, New Jersey

 Cindy Sherman es considerada como una de las artistas más influyentes del siglo XX. Es constantemente vinculada al movimiento feminista que tomó fuerza en los años 70, junto con Sherry Levin, Louise Lawler, Barbara Kruger y Jenny Holzer.

 Auque su obra encaja en el discurso feminista que pone en evidencia los estereotipos femeninos en el mundo del comercio y la apariencia, Sherman se refiere a su obra como una constante investigación en la que retoma y reinventa personajes para si misma, más en una negación del individuo o de su personalidad -a la manera de Warhol-  que en la crítica al papel patriarcal y dominante del hombre en la sociedad.

 Cindy Sherman es también considerada una artista conceptual por la estrategia de trabajo que emplea, en donde ella es su propio modelo. Esta estrategia le permite apropiarse del espacio fotográfico desde el punto de vista del sujeto y el objeto, artista – modelo, artista – espectador.  Al ocupar los dos polos de la cámara el espectador enfrenta la contradicción de una convención abriendo todo un mudo para la interpretación.  Esta idea que se había usado en la pintura, el ejemplo más famoso es el de Las Meninas de Velásquez . Pero a través de la historia los estilos del arte deliberadamente exigían borrar las marcas humanas de factura, así como de expresión, quitar al artista de en medio del mundo y la obra. Es en este sentido que Sherman recupera un lugar para el artista.

 Sus fotografías son narraciones fantásticas de personajes ficticios que simulan ser personas que reconocemos del mundo del cine, sin embargo, la identidad permanece enmascarada o es alienada por una idea previa o estereotipo cultural. Algunas veces los espectadores se preguntaban si era una actriz u otra, al entrar en familiaridad con la obra de Sherman el espectador sabe que se trata de ella, pero ¿cuál de todos los personajes es el real?

 El mejor ejemplo, que constituye además su obra más reconocida es la serie de fotografías Untitled Film Stills, 1977-1980. En estas fotografías Sherman personifica a las actrices de películas para adolescentes. La podemos ver con sombreros, vestidos, guantes y todo tipo de vestuario de los 50 y 60, encarnando distintos personajes creados por ella y recurriendo a diferentes  arquetipos cinematográficos, no solo de carácter social sino hasta estético (todas son rubias); la bailarina, el ama de casa, la prostituta, la  mujer en llanto, en pánico, con nervios. El espectador es llevado a  una escena privada, al igual que en las películas, pero esta vez  no sabe que es lo que ha pasado. Inconscientemente tratará de reconstruir la historia que llevó a la mujer a la situación en la que se encuentra en la fotografía.

 Cindy Sherman es una artista que trabaja con la sicología y la estética de la cultura de masas, volviéndola un objeto para jugar que le permite convertirse en lo que ella desea, jamás en lo que debe ser o lo que los demás esperan que sea. En la medida en que ella ha jugado con estereotipos clases sociales y épocas, ha provocado una reflexión continua, que no solo incumbe al medio del arte.

2003

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s