Andrés Serrano

Andrés Serrano

1950, Nueva York, EUA

 Andrés Serrano fue prácticamente el artista más controvertido a finales de los 80, cuando después de haber expuesto Piss Christ, 1987,- la fotografía de un crucifijo de madera sumergida en los orines del artista-  un sacerdote fundamentalista  se quejó ante el congreso. El senador Alphonse D’Amato indignado por la obra, rompió en pedazos una copia para demostrar su desacuerdo, lo que desató un gran debate a cerca del papel del gobierno estadounidense como sostén económico de la producción cultural y hasta dónde llegaba el derecho de expresión de los artistas.

 

Pero la obra de Serrano más allá de la provocación en el ámbito político y social, busca encontrar el valor simbólico de la imagen dentro de la sociedad contemporánea. “Mi enfoque tiene que ver con develar aspectos de la realidad que me provocan curiosidad y supongo que el espectador podrá experimentar la misma curiosidad que yo. Pero esto nada tiene que ver con tomas de posición políticas o sociales a través de mi trabajo.”[1]

 

Serrano a lo largo de su carrera se ha valido de los símbolos más importantes para la cultura occidental, los religiosos, los del cristianismo, que a su vez han sido los temas y motivos de la obra más importante de la historia del arte.“La religión se apoya firmemente en símbolos y mi trabajo como artista es lograr la manipulación de esos símbolos y explorar sus posibilidades.”[2]

 

El trabajo de Serrano se apoya en el valor del símbolo y su contraparte, es decir, aquello que tiene una connotación negativa en nuestra cultura. Así la mayor parte de su obra funciona mediante la contraposición de valores dentro de la escala moral. Serrano lleva cada imagen al plano estético, presenta composiciones que desde la  estética resultan agradables y las contrapone a un título que revela que, lo que estamos viendo es otra cosa de lo que habíamos imaginado.

 

En la obra Gray Moses, 1993, vemos la famosa escultura del Moisés hecha por Miguel Ángel, como monumento para la tumba de Julio II.  Ahora en la catedral de San Pedro en Roma.

 

 

 

 

 

 

Moisés según las tradiciones cristianas y judías es el libertador del pueblo elegido. El partió las aguas del mar rojo para cruzar con su pueblo a la tierra prometida.


[1] Rosenberg, Adriana, Andrés Serrano, retrospectiva, entrevista del catálogo de la exposición   editado por PROA, 1997.

[2] Op. Cit. Rosenberg, A, en Serrano por Serrano.

2003

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s